Bloque V. Textos

BLOQUE V. UN NUEVO ORDEN MUNDIAL.
TEMA 9. PROBLEMAS Y CONFLICTOS EN EL MUNDO ACTUAL.

(1) LA ONU Y EL TERRORISMO
En 1972, la Asamblea General aprueba una resoluci贸n titulada 芦Medidas para prevenir el terrorismo internacional […] y estudio de las causas subyacentes […] que tienen su origen en las aflicciones, la frustraci贸n, los agravios y la desesperanza y que conducen a algunas personas a sacrificar vidas humanas, incluida la propia, en un intento de lograr cambios radicales.禄 […]En diciembre de 1985 se especifican m谩s las causas […] todas las situaciones, incluidos el colonialismo y el racismo, as铆 como aquellas en que haya violaciones masivas y patentes de los derechos humanos y las libertades fundamentales […] En diciembre de 1996 (Res. 51/210), se especifica m谩s lo que es terrorismo, aunque sin definirlo claramente: 芦Reitera que los actos criminales con fines pol铆ticos concebidos o planeados para provocar un estado de terror en la poblaci贸n en general, en un grupo de personas o en personas determinadas son injustificables en todas las circunstancias, cualesquiera sean las consideraciones pol铆ticas, filos贸ficas, ideol贸gicas, raciales, 茅tnicas, religiosas o de cualquier otra 铆ndole que se hagan valer para justificarlos.
HENDRIK VANEECKHAUTE. La ONU y el terrorismo, 2004.

(2) UN GRUPO DE FAN脕TICOS.
Una corriente extremista dentro de los salaf铆es pone un gran 茅nfasis en la yihad o guerra santa. Los devotos miembros de Al Qaeda muestran una gran disposici贸n a convertirse en m谩rtires porque piensan que, al igual que el profeta Mahoma, se encuentran atrapados en una lucha a muerte contra las fuerzas de los infieles que les amenazan por todas partes. Se consideran a s铆 mismos un reducto de verdaderos creyentes rodeado por un mar de inquina y piensan que el propio futuro de la religi贸n, y por tanto del mundo, depende de ellos y de su combate […].
JAMES F. HOGE y G. ROSE, 鈥溌縋or qu茅 sucedi贸? El terrorismo y la nueva guerra鈥, 2002.

(3) UNA ORGANIZACI脫N GLOBAL

Lo que est谩 claro es que es la primera organizaci贸n terrorista multinacional capaz de funcionar desde Am茅rica Latina a Jap贸n y en todos los continentes que se encuentran en medio. Al contrario de los terroristas de los a帽os sesenta, Al Qaeda no se gu铆a por la jurisdicci贸n territorial (su teatro de apoyo, as铆 como sus operaciones, es global). En lugar de resistirse a la globalizaci贸n, sus ventajas est谩n siendo utilizadas por los grupos islamistas actuales, buscando constantemente nuevas bases y nuevos objetivos en todo el mundo. Al Qaeda es una organizaci贸n esencialmente moderna, que se aprovecha de la tecnolog铆a actual para sus propios fines, utilizando tel茅fonos v铆a sat茅lite, ordenadores port谩tiles, webs que esconden mensajes encriptados, entre otros.
Rohan Gunaratina, 鈥淎l Qaeda. Viaje al interior del terrorismo islamista鈥, 2003.

(4) P脕NICO EN NUEVA YORK
Lo que ha pasado en Manhattan supera la ciencia ficci贸n. Pero es real. Claramente, el objetivo de los autores de este acontecimiento hist贸rico era atentar contra los s铆mbolos del pa铆s m谩s poderoso del mundo. Primero, han echado abajo las Torres Gemelas de Manhattan en plena hora punta de la ciudad m谩s fren茅tica del globo. Despu茅s, el Pent谩gono de Washington. Miles de personas buscaban refugio en las calles de Manhattan y de Washington. Los hospitales est谩n colapsados. I鈥
Poco antes de las nueve de la ma帽ana, cuando Manhattan herv铆a de actividad laboral, burs谩til y tur铆stica, un avi贸n se ha estrellado directamente contra una de las Torres Gemelas, el World Trade Center de Nueva York. La ha atravesado literalmente a la altura del piso 80. En ese momento, miles de personas se encontraban en su interior. Era, de las dos torres, la que permit铆a el acceso tur铆stico a la cumbre: el piso 110, que llene una terraza al aire libre. El observatorio se encuentra en el piso 107[鈥
Dieciocho minutos despu茅s, cuando los terroristas deb铆an de estar seguros de que las c谩maras de televisi贸n ya estar铆an emitiendo en directo a medio mundo, un segundo avi贸n se estrellaba contra la otra torre, esta vez, tocando solo uno de los flancos. Los estadounidenses han presenciado el ataque contra uno de los s铆mbolos de su pa铆s y contra la ciudad que se ha erigido en capital del mundo, Nueva York.
PALOMA D脥AZ, 芦El p谩nico y el terror se apoderan de la ciudad mas fren茅tica del mundo禄, El Mundo, 2001.

TEMA 10. LOS RETOS DEL SIGLO XXI.

(5) CARTA DE PRINCIPIOS DEL FORO SOCIAL MUNDIAL
1. El Foro Social Mundial es un espacio abierto de encuentro para intensificar la reflexi贸n, realizar un debate democr谩tico de ideas, elaborar propuestas […] y articular acciones eficaces por parte de las entidades y los movimientos de la sociedad civil que se opongan al neoliberalismo y al dominio del mundo por el capital o por cualquier forma de imperialismo y tambi茅n empe帽ados en la construcci贸n de una sociedad planetaria orientada hac铆a una relaci贸n fecunda entre los seres humanos y de estos con la Tierra. […]
3. El Foro Social Mundial es un proceso de car谩cter mundial. Todos los eventos que se realicen como parte de este proceso tendr谩n una dimensi贸n internacional.
4. Las alternativas propuestas en el Foro Social Mundial se contraponen a un proceso de globalizaci贸n, comandado por las grandes corporaciones multinacionales y por los gobiernos e instituciones que sirven a sus intereses, con la complicidad de los gobiernos nacionales. Estas alternativas surgidas en el seno del Foro tienen como meta consolidar una globalizaci贸n solidaria que […] respete los derechos humanos universales, a todos los ciudadanos y ciudadanas de todas las naciones y al medio ambiente, apoy谩ndose en sistemas e instituciones internacionales democr谩ticos que est茅n al servicio de la justicia social, de la igualdad y de la soberan铆a de los pueblos.
En l铆nea, http://www.forosocialmundial.org.ve/Carta_principios.html

(6) UNA CR脥TICA AL MOVIMIENTO ANTIGLOBALIZADOR
Tengo la impresi贸n de que al movimiento contra la globalizaci贸n, por su naturaleza ca贸tica, contradictoria, confusa y carente de realismo, le ocurrir谩 algo semejante que al Mayo del 68 en Francia […]: lo que hay en 茅l de cr铆tica social v谩lida y de iniciativas realizables, ser谩 absorbido y canalizado por el sistema democr谩tico, y lo dem谩s, […] perder谩 toda actualidad. […]
驴Qu茅 puede haber de com煤n entre los ecologistas que piden pol铆ticas m谩s radicales en la protecci贸n del medio ambiente y los iracundos del Bloque Negro que devastan los comercios e incendian autom贸viles? 驴Qu茅 entre los prehist贸ricos estalinistas y los antediluvianos ultranacionalistas? 驴O entre las pac铆ficas e idealistas ONG a las que moviliza el deseo de que los pa铆ses ricos condonen la deuda de los pa铆ses pobres o aumenten la ayuda para la lucha contra el sida y los grup煤sculos y bandas de extrema derecha o de extrema izquierda, tipo ETA, que concurren a esas demostraciones por razones de autopromoci贸n? Es verdad que, en el movimiento, hay mucha generosidad e ilusi贸n de muchachas y muchachos avergonzados . de vivir en sociedades pr贸speras en un mundo lleno de hambrientos; pero tambi茅n lo es que, entre los miles y miles de manifestantes, hay un buen n煤mero de fr铆volos hijitos de pap谩, aburridos de la vida, que han ido all铆 solo en busca de experiencias fuertes, a practicar un in茅dito 芦deporte de riesgo禄.
MARIO VARGAS LLOSA, 鈥溌縐NA NUEVA REVOLUCI脫N?鈥, EL PA脥S, 6 DE AGOSTO DE 2001.

(7) RELIGIOSIDAD EN EUROPA Y EN ESTADOS UNIDOS.
Hoy, Estados Unidos es la sociedad m谩s religiosa entre las occidentales, y la religi贸n se incorpora a la vida cotidiana individual o colectiva 鈥攅 incluso a la pol铆tica- en mucho mayor grado que en Europa. […] el 79 % de los ciudadanos de EE.UU. cree en Dios, y una tercera parte asiste a un servicio religioso al menos una vez al mes, mientras que en Europa esta cifra baja: en Francia no llega al 5 %. Un 36 % de los estadounidenses reza cada d铆a. Europa es m谩s descre铆da y menos practicante.
La participaci贸n en organizaciones religiosas es muy superior en Estados Unidos. Solo un 21 % de los europeos considera la religi贸n 芦muy importante para ellos禄, frente a un 58 % en EE.UU. […] La incesante batalla de los creacionistas para introducir su credo en los planes de estudios escolares es otra prueba de esta falla […] Todas estas diferencias influyen en la percepci贸n del mundo y en la pol铆tica exterior.
A. ORTEGA, 芦Dios, armas y ley禄, Foreign Policy, n煤mero 15, junio-julio de 2006

(8) LA VIOLENCIA DE G脡NERO EN ESPA脩A.
Entre 1999 y 2003, 246 mujeres murieron a manos de sus maridos, parejas o ex compa帽eros, seg煤n el Instituto de la Mujer. […] Como ellas, miles de mujeres viven bajo amenaza de muerte. En los seis primeros meses de 2004 se han contabilizado 21.865 denuncia por delitos de lesiones y malos tratos en el 谩mbito familiar, una cifra espectacular si la comparamos con las 8.605 del mismo semestre de 2003. [… ] desde el 1 de agosto de 2003 […] los jueces han dictado 4.987 贸rdenes de alejamiento.
MARTA ARROYO, 芦Terrorismo dom茅stico禄, Documentos de El Mundo, 2006

(9) MUJERES EN IR脕N
[…] en Ir谩n las mujeres a煤n son legalmente ciudadanos de segunda. En los tribunales su testimonio vale la mitad que el de un hombre; en casos de compensaci贸n, su vida se valora igualmente en la mitad; tienen menos derechos en caso de divorcio y rara vez el juez les concede la custodia de los hijos; si est谩n casadas, necesitan el permiso de sus maridos para trabajar o viajar al extranjero.
[…] la educaci贸n se ha convertido en una parte muy importante de su sentido de la identidad. La universidad abre las puertas no solo a una carrera profesional, sino […] a esquivar un matrimonio arreglado por sus padres […].
脕ngeles Espinosa, 鈥淐iudadanas de segunda y con velo鈥, El Pa铆s, 27 de agosto de 2006.

(10) TODOS LOS PA脥SES, TODOS LOS SECTORES.
Hace apenas tres meses, La mayor aseguradora en el Reino Unido, Aviva, anunci贸 que trasladar铆a este a帽o 950 trabajadores a India. Estos puestos, desde programadores de software a teleoperadores, se a帽adir谩n a los 3.700 que la compa帽铆a brit谩nica ya ha desplazado a Delhi, Bangalore o Colombo (Sri Lanka). Para 2007, Aviva planea haber deslocalizado un total de 7.000 puestos de trabajo de una plantilla de 51.000 empleados. La noticia desat贸 la furia de organizaciones sindicales brit谩nicas como Amicus, que ya hab铆a calificado de 芦despreciable禄 decisiones similares de Aviva. Para la aseguradora, los n煤meros son rotundos: un ahorro de m谩s de 370 millones de euros durante 2004.
Igual que Aviva, otras compa帽铆as europeas como Philips Electronics o British Airways ya han externalizado parte de sus procesos tecnol贸gicos y de desarrollo de software con el objetivo principal de ahorrar costes. Las grandes diferencias salariales entre los pa铆ses desarrollados y las econom铆as emergentes generan dichos ahorros, y es precisamente en India donde estas diferencias son mayores. Un teleoperador de call center, por ejemplo, cobra unos 18.700 euros al a帽o en el Reino Unido y 12.000 euros al a帽o en Espa帽a. En India, este mismo trabajador cobrar铆a poco m谩s de 4.100 euros anuales.
Miguel 脕ngel M茅ndez, 鈥淭ecnolog铆a sin fronteras鈥, El Pa铆s, 6 de marzo de 2005

(11) 驴TODOS NOS BENEFICIAMOS?
A escala mundial, los efectos de la deslocalizaci贸n son positivos a corto y largo plazo. En un proceso de globalizaci贸n, las empresas se instalan donde reducen costes o mejoran la calidad de sus productos, de forma que los consumidores se benefician con productos mejores y m谩s baratos. La competencia creciente favorece la innovaci贸n tecnol贸gica y, por tanto, el crecimiento de la producci贸n. Tambi茅n los efectos sobre la equidad internacional son positivos, pues la deslocalizaci贸n tiende a ir de Norte a Sur, favoreciendo el desarrollo de las econom铆as atrasadas y mejorando la distribuci贸n internacional de la renta. Como se帽ala el experto Xavier Sala i Mart铆n, en los 煤ltimos 25 a帽os el r谩pido desarrollo de pa铆ses muy poblados como China e India, ha contrarrestado el efecto negativo sobre la distribuci贸n de la renta mundial del aumento de las diferencias entre ricos y pobres.
R. MYRO y C. FERN脕NDEZ-OTHEO, 芦Los mitos de la deslocalizaci贸n禄, Foreign Policy, n煤mero 5, octubre-noviembre de 2004

(12). LA DESLOCALIZACI脫N DE CADA D脥A.
La deslocalizaci贸n es un efecto directo de la globalizaci贸n realmente existente, centrada en el libre movimiento de capitales, bienes y mercanc铆as. Muchas empresas cambian de lugar parta ganar m谩s dinero o para perder menos en una especie de medida defensiva. Cada vez que una sociedad cierra sus instalaciones para alejarse a otras tierras con costes laborales, fiscales o ecol贸gicos m谩s baratos, cunde con justicia la alarma social en la regi贸n que se despuebla de actividad econ贸mica, y emergen los perdedores de la globalizaci贸n.
Es lo que ha sucedido la pasada semana en Barcelona, donde por en茅sima vez una empresa (esta vez Braun, del sector del peque帽o electrodom茅stico) ha anunciado el cierre de sus instalaciones y su marcha a China. Con esta decisi贸n, Braun, propiedad de la multinacional Procter & Gamble, desaparece de Catalu帽a y termina una historia de casi medio siglo. Casi 800 empleados perder谩n su puesto de trabajo. Braun ha cerrado los 煤ltimos ejercicios con beneficios, aunque al parecer no con los suficientes, seg煤n la opini贸n del centro corporativo de la multinacional.
Joaqu铆n Estefan铆a, 鈥淟a deslocalizaci贸n como alarma social鈥. El Pa铆s, 22 de mayo de 2006.

Martes, 23 de julio de 2013
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.